Our life is a joke

 

El otro día estuve en una fiesta. Había mucha gente, alguna conocida y otra no tanto. Durante la primera toma de contacto, me dediqué a observar el comportamiento de estas convenciones sociales. Me di cuenta de que alguna gente a veces mantiene su semblante intacto, correcto, como ese chico con su copa en mano sentado en una esquina, haciendo lo mismo que yo: observar. Otra en cambio, está acostumbrada y le da igual lo que piensen los demás, sólo busca divertirse. Esa gente es la que todos deberíamos ser, naturales, fieles a uno mismo y a disfrutar de la vida.

Al final acabamos bailando con un grupo que tiene más años que yo “Amistades Peligrosas” porque la vida es así, natural y con amistades que te sirven para contar una historia.