Medias naranjas de temporada

 

 

Febrero es conocido por muchas cosas, por ser el mes más corto, el segundo de año, mes bajo la protección de Neptuno según la cultura romana… Pero sobretodo es conocido por ser ese mes en el que todo el mundo siente la necesidad tener pareja y afiliarse a todas las redes de citas del mundo.

¡Temblad Meetic, Tinder o First Dates! Los restaurantes se han unido y no quieren ser menos en este mundo conquistado cada vez más por lo impersonal y lo digital. ¿Y porque digo esto? Porque el restaurante “X” de aquí abajo se ha animado a celebrar una entretenida velada de citas rápidas (así se llamaba en mis años mozos, se ve que ya estoy demodé).

La cosa va de citas en 7 minutos, como si en la cola del supermercado estuvieras. ¿De verdad podéis conocer a alguien en 7 minutos? Veo a mi cajera todas las semanas y no sé ni como se llama. Se ve que cupido no hizo un buen trabajo conmigo, o que hablar del tiempo y de la fruta no ha hecho que salten chispas.

No sé la fórmula para tener un “febrero in love”, nunca se me han dado bien esas relaciones. Pero si sé que hay mucha media naranja disfrazada de fruta de temporada.